domingo, 10 de octubre de 2010

Carta a un hermano

Kjære bror:


Sé que podría sorprender que alguien mandara una carta de este modo, que extraño recibirlo verdad? 


Por mi mundo las cosas van bien, mis pies tocan al suelo y nada se ha movido de sitio, todo continua igual excepto por algunos cambios, que a pesar que no se demuestre y no haya sido nunca dada a mostrar mis sentimientos aquí entre estas letras puedo confesarme de forma tranquila.


Sabes? el sonido de la lluvia me ayuda a pensar, repica en pequeñas lagrimas sobre el cristal y temo que traspasen esta fina protección que me protege y me salpiquen, como nos despertabamos de pequeños. Tantos recuerdos y tan poco revivido que hace que vuelva la vista atras y recuerde todo lo que no pude vivir, todo lo que me hubiera gustado y lo que habria evitado de poder volver atras.



Me cuesta escribir, tantas cosas en la cabeza nunca fue bueno, pero no puedo evitar despertarme todavia por las noches e imaginar que apareces por la puerta o que das pasos por fuera de la habitación velando por mi, mi guardian, mi protector y mi guia, que sentado al lado de Odín observas con detalle todo cuanto hago y estarás orgulloso del camino que he recorrido a pesar de no haber hecho en ocasiones lo correcto, y tu entenderás por qué lo digo.


No tengo mucho más para contar que tu no sepas, que mentalmente no te haya puesto ya al dia, pero este modo de hablarte me sana las ansias de reencontrarme algun dia contigo, mi alma gemela, nunca mejor dicho, te marchaste con una parte de mi y sabes a lo que me refiero.


Mis palabras terminan por el momento aquí, sentada en este frío sillón de pieles te recuerdo en cada segundo que pasa, porque aunque a veces te maldijera eres mi hermano y te quiero por ello.


Sinceramente, tu guerrera.


Sarien.





2 comentarios:

Irewen dijo...

No sabía que tenías este rinconcito :) me gusta saber un poquillo más de la guerrera pelirroja.

Besos

Sarien dijo...

Poco a poco, me alegra verte por aqui! :)

Publicar un comentario